30 diciembre 2006

Papalotzi, un cielo para alas azules, lilas o rosas

¡En buen tiempo venimos a vivir,
hemos venido en tiempo de primavera!
Aqui se alegran nuestros corazones, nuestros rostros:
hemos venido a conocer sus bellas palabras.
¡Instante brevísimo, oh amigos!
¡aun así tan breve, que se viva!
Nezahualcoyotl
En este cielo el color de las alas no es cosa que se juzgue, lo importante es volar. En este espacio todo lo va poblando la fresca palabra con colores de flores, lluvia y viento.
Si te mantienes atento, encuentras que hay bellas libélulas, aves, mariposas y que todas van vestidas con largos y breves versos, o con poesías en colores pastel. Hay incluso la coqueta que se ha puesto su cuento corto y su epígrafe amarillo; y aunque nunca falta el saltamontes, con sus vuelos y saltos confusos como prosas tijereteadas a manera de poesía, no importa, en estos cerúleos las alturas van del ombligo de las nubes hasta el infinito del cosmos.
Así pues, una vez que has llegado hasta aqui mantente atento y alza la vista, podrás ver que también brillan estrellas y que de la luna escurren fluídos esmeraldas para tejer collares de voces.
Ahora, si por algo sientes que te estás mareando y el vómito asoma tu hediondez, intenta huir. Definitivamente hay cielos menos peligrosos para tu pequeña inteligencia. Pero si intentas todo lo contrario y sientes que algo en ti comienza a parlotear como ave o sol danzando, permanece tranquilo, pues has quedado preñado de esta locura y ahora únicamente esperas como una oruga para romper el capullo y alzar el vuelo al cielo, con tus alas azules, lilas o rosas.
Sergio A.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

el articulo te lleva a querer encontarte con la imaginacion y seguir tus insitintos, es muy bueno, felicito al autor Sergio. Zaira

Alejandra dijo...

El azar es caprichoso y me ha traído hasta aquí con la certera seguridad de que pronto volveré...
Hasta nuevas letras!